Si hubiera…

Si hubiera hecho, dicho, ido, estudiado, trabajado, besado, amado, peleado, descansado, escuchado…si hubiera…entonces, habría evitado, conseguido, ganado, perdido, sido… Nos encanta jugar a adivinar qué curso habría tomado nuestra vida si hubiéramos…y bueno, para quienes nos gusta escribir, es fantástico jugar a imaginar universos paralelos a la vida real, de ellos nos alimentamos. Digamos que es casi un juego hacer ese ejercicio, siempre y cuando al terminar de jugarlo, no estemos llenos de remordimientos, culpas, recriminaciones.

hatena-1184896_1920

La ilusión del control

Creemos que tenemos el control de un montón de cosas. El control nos permite sentirnos seguros de que la vida va a tomar ese camino que creemos que nos hemos trazado. Pero resulta que la vida no es un camino. Es un millón de caminos y posibilidades que se mezclan de manera infinita.

cascada

Les contaré una historia (si…de la vida real)

Era domingo y me levanté cansada. Una pesadilla había perturbado mi sueño. Al abrir los ojos me tropecé con los crespos desordenados de Julián y su sonrisa de niño que anda fraguando la próxima travesura. Levántate que nos vamos al paraíso. Dos amigos suyos estaban de visita en la ciudad y quiso invitarlos a pasear. Admito que fueron tiempos irresponsables, antes del cinturón de seguridad obligatorio y de la prohibición de llevar pasajeros en las bandejas de las camionetas. En la cabina íbamos él y yo, enamorados y felices. En la parte de atrás de la camioneta de estacas, iban los dos amigos, un niño de diez años, hijo de uno de ellos y Alejo, mi hijo, que por esos días tenía seis años. Llegamos a nuestro destino. Este no es el paraíso, dije yo, creyendo que iríamos a la hacienda de Efraín y María. No, te voy a mostrar un paraíso de verdad. Parqueamos la camioneta a lado de una casa de madera, tomamos nuestros maletines, agarré la mano de Alejo y empezamos a caminar. El sol alumbraba generoso a las dos y media de la tarde. Un senderito de tierra que se deslizaba sinuoso sobre el tapete verde que cubría la montaña, nos llevó directo a la ribera del río. Nos detuvimos en un charco, los niños se quitaron la ropa y se metieron al agua. Julián se quitó el pantalón y así, en calzoncillos, subió hasta una cascada que quedaba unos metros más arriba de donde nosotros estábamos. Vení a ver esto, Borli. Cuidame al niño, le dije a uno de sus amigos, ya vengo. Julián estaba sentado sobre una roca cubierta de musgo mojado, escondida detrás de la cascada, me senté a su lado, me pasó el brazo musculoso sobre mi hombro. El recuerdo de ese momento me revuelve las vísceras, trepa por mi garganta y me dan ganas de llorar. ¿Es o no es el paraíso? Nos dimos un beso. El último. Alejo está abajo y me da susto que le pase algo. Ahorita nos vemos. Bajé al charco donde jugaban los niños. Julián llamó a sus amigos y los tres se fueron con él, a explorar río arriba. No sé cuánto tiempo pasó. Anita, te tengo que decir una cosa, me dijo uno de sus amigos con cara de tragedia. Julián se nos ahogó. Lo dijeron así, sin anestesia, rápido, como si la velocidad lo hiciera menos terrible. Pero yo no me asusté. Creí que me estaban jugando una broma, que Julián saldría detrás de una piedra, que me asustaría, que me enfurecería por jugar con esas cosas y que me ablandaría a besos, como siempre. Pero no sucedió nada de eso. ¿Es cierto? Si, Anita, se nos ahogó. ¿Dónde? Me paré para correr a salvarlo. No me dejaron. Caminé sin dejar de llorar ni un segundo hasta llegar a la camioneta. Un carro pasó y al vernos gritarle se detuvo. Mi marido se ahogó, por favor, necesitamos ayuda. ¿Dónde? Allá arriba en el charco. Primero llegó un carro funerario, no era el primer muerto que cobraba ese río. Luego llegaron los bomberos y con una precisión absurda, lo encontraron en el fondo del río. Lo subieron amarrado a una especie de canasta, los ojos cerrados, su cuerpo vacío de alma.

FLORES.jpg

Han pasado veintiseis años y he cumplido la promesa que le hice y que me hice cuando toqué por última vez su piel helada y sin vida. Ser feliz. Lo he sido en promedio, porque la felicidad es así, puras sumas y restas. Ese día aprendí dos lecciones: NO PUEDO CONTROLAR CASI NADA y SOLO TENGO ESTE MOMENTO. No hay más.

Si hubiera…

Si no hubieran ido a visitarlo los amigos, si no hubiera dejado que se fuera río arriba, si me hubiera dado pereza ir al paraíso, si no hubieran quitado a pedradas el letrero de peligro que avisaba a los bañistas que ese lugar era una trampa, si hubiera llovido, si su hija, en lugar de ir a vistar a la mamá hubiera estado con nosotros, si cuando peleamos un mes antes y nos reconciliamos entre millones de lágrimas, hubiéramos decidido tomar diferentes caminos. Cada HUBIERA, habría sido una historia distinta. Pero no pasó nada de eso. Pasó lo que pasó y listo. ¿Que si fue duro? Si. ¿Hubiera podido evitarlo? No. ¿Qué hice? Seguir adelante.

El pasado y el futuro

business-257911_1920

El pasado está en la cabeza de cada uno y lo más gracioso es que con el tiempo los recuerdos van evolucionando o involucionando. Uno va cambiando los sucesos, le agrega detalles, olvida diálogos, la memoria es emocional, o sea, nuestro pasado sufre modificaciones cuando vamos a visitarlo, de acuerdo a nuestro estado de ánimo. Es como un álbum de fotos al estilo de los periódicos de Harry Potter (para los que no han visto las películas, las imágenes se mueven, interactúan con el lector). Puedo asegurar que la historia que les compartí, tuvo más detalles que olvidé y otros que seguramente, sin querer inventé.

El futuro, es algo que construimos con esta máquina maravillosa que es nuestra imaginación. Ojalá que la usáramos más para recrearnos y menos para asustarnos.

Y la seguridad, al menos en lo que respecta a mis experiencias, ya ustedes dirán qué opinan de las suyas, es una ilusión, una especie de mal necesario, un “pajazo mental” como decimos por estas latitudes (para los foráneos, mentirnos a nosotros mismos), para andar más tranquilos y convencernos de que mañana todo será mejor.

¿Qué les parece si descansamos de los Hubiera, usamos y aprovechamos lo que Hay ahora?

graffiti-300350_1920.jpg

3 comentarios sobre “Si hubiera…

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: